Shipping

Cómo hacer envíos baratos: 6 estrategias para tiendas online

Juan J. Borras

Juan J. Borras

Jul 28, 2022

cómo hacer envíos baratos como tienda online

En este artículo

  • icon1. Considera el peso real y el peso volumétrico
  • icon2. Redondea el peso al alza
  • icon3. Considera el packaging
  • icon4. Sácale rendimiento (y el aire) a tus envíos para abaratarlos
  • icon5. Compra los materiales al por mayor
  • icon6. Negocia tarifas de envío con múltiples empresas de transporte
  • iconPreguntas frecuentes sobre envíos baratos en eCommerce
  • iconConclusiones
  • Tras varias semanas empezando a trabajar con todo tipo de negocios eCommerce hay una pregunta que surge más a menudo de lo que uno esperaría, incluso de parte de los más experimentados. Estamos hablando de cómo hacer envíos baratos para tiendas online.

    Para reducir los gastos de envío, el primer paso es optimizar el embalaje o packaging. El packaging tiene la función principal de proteger los productos que enviamos al cliente final. Es por eso, que el requisito principal que deben cumplir es la protección adecuada de las mercancías.

    Una vez solucionado esto, es nuestra responsabilidad y obligación optimizar dicho embalaje para cada envío, de manera que minimicemos los costes para enviar paquetes barato.

    Sigue leyendo nuestro artículo y aprenderás a aprovechar mejor el embalaje de tus paquetes para conseguir envíos baratos.

    1. Considera el peso real y el peso volumétrico

    Dos de los primeros conceptos que cogen por sorpresa a la mayoría de negocios que empiezan a enviar online, grandes o pequeños, es el concepto de peso volumétrico.

    La mayoría de tiendas online entienden que el precio a pagar por enviar paquetes varía en función del "peso" del mismo. Después de todo, el transportista te ha pasado una tarifa donde en una columna tienes pesos en kilos, y en otra precio, dependiendo del destino.

    Lo que muchas veces no te dicen es que para la empresa de transporte peso puede significar los kilos del paquete o las dimensiones del mismo. Estos dos conceptos suelen denominarse peso real y peso volumétrico.

    El peso real hace referencia a los kilogramos del paquete en cuestión, mientras que el peso volumétrico considera el volumen que ocupa el paquete.

    Imaginemos que enviamos una caja gigante de cartón corrugado de densidad media de 300x200x200cm, vacía, suficiente para rellenar el espacio disponible de un furgón grande de reparto. El peso real de este envío no pasaría de los 15-20 kg. Sin embargo estaríamos ocupando todo el furgón donde podrían ir decenas de envíos y cargar cientos de kilos de mercancía.

    Es por esto que todas las empresas de transporte cuentan con fórmulas para asegurarse de que los envíos sean rentables. Estas fórmulas se basan en cálculos sobre cuánto peso puede transportarse en cada metro cúbico y varían dependiendo del transportista.

    2. Redondea el peso al alza

    Una vez calculado el mayor entre el precio real y el volumétrico, el resultado suele ser una cifra decimal, como por ejemplo 4,80 kg.

    Las tarifas de todas las empresas de transporte suelen estar ajustadas entre rangos de peso, por ejemplo kilo a kilo, cogiendo siempre el valor entero superior. Esto quiere decir que en el caso de 4,80 kg, la empresa de transporte urgente nos cobrará la tarifa de 5 kg (no la de 4, ni algo entre 4 y 5 kg).

    Esto es algo que puede parecer poco importante. Sin embargo, una mala elección en el tamaño del embalaje puede resultar en un peso volumétrico que "salte" a la siguiente banda de precios, encareciendo automáticamente todos nuestros envíos.

    Por ejemplo la diferencia entre una caja de 35x25x22 y una de 35x24x21 (fíjate que simplemente hemos quitado 1 cm en dos de las dimensiones), es la diferencia entre pagar por 3 kg o pagar por 4 kg, ¡para exactamente el mismo envío!

    3. Considera el packaging

    El packaging que elijas tendrá un impacto a la hora de enviar paquetes baratos. Por ello, es uno de los principales aspectos que deberían pensarse y optimizarse antes de empezar una tienda online.

    Muchas veces, no es el caso, ya que, como todo lo relacionado con los envíos, se suele dejar para última hora. Esto es un grave error que nos puede pasar factura de inmediato.

    Dependiendo del producto que vendas online, el empaquetado puede ir desde sobres o bolsas de un tamaño no muy superior a un folio A3 o A4, hasta envíos paletizados en enormes cajas debido a su gran tamaño.

    Normalmente, como tienda online, sueles estar especializado en un tipo de producto/tamaño, así que es raro encontrar tiendas online que necesiten de tamaños de paquetería muy dispares dentro de la misma operativa.

    Es tentador intentar usar sólo un tipo de caja, sobre o paquete. Hay dos razones principales por las que puedes optar por ello:

    • Simplicidad a la hora de completar los pedidos online, ya que las personas en almacén no deberán pensar qué tipo de embalaje escoger para cada pedido. El embalaje es único y la velocidad para hacer el packing y el envío debería ser mayor.
    • Mejor precio de nuestro proveedor de embalajes y paquetería. Por pura economía de escala, siempre obtendremos mejor precio si pedimos 10.000 unidades de un único tipo de bolsa o paquete, que 1000 unidades de 10 tipos de embalajes distintos.

    Como es lógico, en el caso de usar un único tipo de embalaje, debemos dimensionarlo de manera que pueda acomodar el producto de mayor tamaño dentro de nuestro catálogo, o como mínimo, el mix de productos típico que suele ir en nuestro pedido más popular.

    4. Sácale rendimiento (y el aire) a tus envíos para abaratarlos

    Si tu catálogo contiene artículos como cojines, almohadas, lámparas de diseño o ropa de hogar (entre otros) esta sección es para ti. En estos casos es indispensable preparar los artículos para hacer envíos baratos.

    prepara los paquetes para el envío en cajas y minimizar el peso volumétrico

    Muchas tiendas online se sorprenden al ver que para al envío de una almohada grande se les aplica la tarifa de 12 o incluso 15 kg. La sorpresa sucede por dos razones: no entienden el concepto de peso volumétrico, y/o no se han parado a pensar cómo enviar paquetes baratos.

    Existen soluciones industriales con las que, tras colocar el producto en una bolsa de plástico, se presiona y extrae todo el aire del producto, reduciéndolo a su mínima expresión, ya sea enrollándolo y presionándolo y/o usando máquinas de vacío que extraigan la mayor parte del aire.

    Nuestra experiencia nos dice que haciendo lo primero conseguimos un resultado más que aceptable reduciendo el volumen entre un 50 y un 80%. Para una almohada de 80x40x25 (13,3 kg), podremos reducir las dimensiones a 40x20x20 (2,7 kg de peso volumétrico).

    En el caso de artículos como lámparas de diseño, es importante trabajar con los fabricantes o si somos productores, diseñarlas de manera que se puedan empaquetar con el mínimo volumen para que el cliente las monte una vez lleguen al destino final. Ikea es experta en esto, solo echa un vistazo a cómo los productos ocupan muchísimo menos en la caja que una vez montados.

    5. Compra los materiales al por mayor

    El siguiente paso lógico para enviar paquetes baratos es comprar al por mayor los materiales necesarios para la preparación de los pedidos: cajas, plástico de burbujas, cinta adhesiva...

    Tener un único tipo de packaging puede ahorrar recursos. Sin embargo, también debes tener en cuenta que si envías paquetes medio-llenos, estarás pagando por hacer envíos de "aire".

    Enviar aire puede ser más caro que trabajar con 10 tipos diferentes de cajas o sobres

    El problema para tu tienda online solo quedará descubierto una vez que quieras, por ejemplo, enviar dos camisetas y un par de calcetines.

    Usar una caja con un volumen estimado de 6000 a 9000 cm³ significaría aumentar sus dimensiones a 24.000 cm³, ¡tres o cuatro veces más de lo realmente necesario!

    Volviendo al peso volumétrico, la diferencia estaría en pagar por 1 kg o 2 kg, como máximo (en función de como se hayan preparado los productos en el paquete), frente a pagar un paquete con un peso volumétrico de 4 o 5 kg, cuando se envía con esa caja.

    Si tiene sentido para tu negocio, tener un único tipo de paquete puede ser rentable. Si, por el contrario, el tamaño y peso de los pedidos fluctúa considerablemente, recomendaríamos crear una selección de tipos de paquetes de envío tan pequeña como sea posible.

    Después, si decides utilizar Outvio podrás seleccionar automáticamente el paquete que más te interese según código SKU, transportista o destino, entre otros criterios, o dejar que la persona a cargo de procesar el pedido, lo seleecione de forma manual, en un solo click, desde el almacén.

    6. Negocia tarifas de envío con múltiples empresas de transporte

    Si gestionas una tienda online de tamaño considerable, ya sabes que, negociando tus propias tarifas de envío puedes reducir el coste de los envíos de tu eCommerce y enviar paquetes baratos de forma más efectiva.

    En lugar de centrarte en un único courier, nuestro consejo es que construyas una red de empresas de transporte. Así, podrás elegir la opción más ventajosa para cada envío. En función del tamaño del paquete, su peso y su destino, podrás elegir el mejor método de envío, adaptándote a los deseos de tus clientes, sin poner en peligro los márgenes de tu negocio.

    Preguntas frecuentes sobre envíos baratos en eCommerce

    ¿Cómo hacer envíos más baratos?

    Es aconsejable que intentes negociar tarifas de transporte más baratas con el paso del tiempo y, sobre todo, con el aumento de pedidos. También puedes trabajar con varias empresas de transporte y elegir la más económica para cada envío.

    ¿Cómo enviar paquetes baratos de forma internacional?

    Deberás encontrar los operadores logísticos más rentables para tu modelo de negocio y minimizar cualquier riesgo de incidencia, pues los envíos internacionales son más costosos. En ese sentido, Outvio te permite monitorizar tus envíos internacionales y te ayuda a prevenir retrasos e incidencias.

    Conclusiones

    Hacer envíos baratos como tienda online no pasa únicamente por la ardua tarea de negociar tarifas y condiciones con transportistas (a no ser que te saltes esa parte usando una herramienta de gestión como Outvio), sino que implica tener una estrategia desde el principio. Ahora que ya sabes cómo reducir los gastos de envío con el packaging o la preparación de artículos para el envío podrás ofrecer tarifas de envío urgentes y asequibles para todos tus productos.