Método ABC para almacenes: qué es y cómo aplicarlo en tu inventario

Daniel Bengochea
Daniel Bengochea
Jul 12, 2022
Trabajador de almacén en fase de picking que trabaja de forma eficiente gracias al método ABC

Organizar la mercancía estratégicamente en el almacén es decisivo para la rentabilidad de un negocio. El método ABC clasifica el inventario priorizando la eficiencia y el valor para que puedas maximizar los beneficios de tu trabajo. Grandes operadores logísticos como Amazon llevan años utilizando este tipo de estrategias.

A lo largo de este texto te contaremos en qué consiste exactamente el método ABC y por qué es un sistema tan efectivo.

Qué es el método ABC para almacenes e inventarios

El método ABC para la gestión de almacenes es una estrategia de clasificación de la mercancía en función de su valor y nivel de rotación.

Se trata de un sistema de optimización logística destinado a mejorar los tiempos de entrada y salida de los productos del inventario, priorizando aquellos que otorgan una mayor ganancia. 

El método ABC aplica la teoría de Pareto en un almacén, bajo la cual el 20% de la mercancía será la responsable de traer el 80% de los beneficios empresariales. 

De esta manera, los artículos se distribuyen estratégicamente para que el aporte económico a la empresa sea máximo, siendo los artículos categorizados como A los más rentables y los de clase C los más ineficientes de gestionar.

Un ejemplo de cómo ubicar los artículos en un almacén bajo el método ABC es el siguiente:

Layout de un almacén con un sistema de clasificación ABC.

¿Tienes una tienda online? Ofrece a tu cliente una experiencia de compra perfecta mientras reduces tus costes logísticos gracias a las automatizaciones avanzadas de Outvio. Empieza gratis.

Cómo categorizar los productos en el sistema ABC

La clave para aplicar el sistema ABC es saber clasificar los artículos según su rentabilidad para su posterior reubicación:

Mercancía de categoría A

Los productos clasificados como A son los más importantes en el método ABC y corresponden al 20% del inventario, pero aportan el 80% de los ingresos empresariales.

El objetivo de la empresa es priorizar la buena rotación de estos artículos en todo momento, ya que suelen ser aquellos con una alta demanda. Por otro lado, cualquier problema de escasez o falta de unidades supondrá una gran pérdida para la empresa.

En cuanto a la ubicación, según el método ABC toda mercancía categorizada como A debe colocarse en zonas de almacén de fácil acceso. 

Mercancía de categoría B

La categoría B se aplica a aquellos productos de importancia media y cuya rotación dentro del inventario no es prioritaria. Suponen un 30% del almacén y pueden llegar a generar hasta el 20% de los ingresos.

Esta mercancía también debe ser tratada con cierta diligencia, siempre y cuando su optimización no entorpezca o limite los recursos destinados a la mercancía de categoría A. 

Su ubicación debe ser la siguiente más accesible una vez toda la mercancía de categoría A esté cubierta. Lo más habitual es colocarlos en zonas intermedias del inventario.

Mercancía de categoría C

Los productos de categoría C suponen el 50% del almacén, pero su impacto en el beneficio no supera el 5%, por lo que deben ser gestionados con una prioridad mínima.

Como es lógico, sólo se destinará tiempo y recursos en este tipo de mercancías cuando el resto del almacén ya esté optimizado. Además, su ubicación dentro del almacén es la más apartada de todas.

En ocasiones habrá que valorar si mantener este tipo de stock es realmente rentable, puede que los costes de mantenimiento sean excesivos o que entorpezcan otros procesos logísticos del almacén.

Consejo: cuando vayas a clasificar los productos, ten siempre en cuenta su tasa de devolución. En caso de ser muy alta, es posible que necesites optimizar tu logística inversa para reducir costes.

Tipos de clasificación de la mercancía con el método ABC

  • Clasificación por rotación: la clasificación se realiza atendiendo al ritmo de entrada y salida de los productos dentro del inventario, lo que se conoce como rotación del stock. Los productos con un mayor movimiento se colocarán en las zonas más accesibles del almacén
  • Clasificación por precio unitario: cada artículo se categoriza en función de su valor. Aquellos con un alto valor serán clasificados como A y viceversa
  • Clasificación por total valor del inventario: este método clasifica las mercancías por el valor grupal de cada categoría de artículos y no por el precio unitario. Si bien es cierto que puede ser muy útil, también requiere un mayor control del stock
  • Clasificación por valor y rotación: la estrategia más completa de todas, pues busca un balance entre la frecuencia de movimiento y el precio de las unidades

Consejo: el embalaje requerido para la preparación del envío puede influir tanto en los costes como en la clasificación del producto. 

Vista general de un almacén utilizando el método ABC

Ventajas y beneficios del sistema ABC 

  • Agiliza los procesos de gestión y preparación de pedidos
  • Reduce los cuellos de botella en el almacén
  • Optimiza el control del stock y mejora el conteo de unidades
  • Minimiza costes y reduce el tiempo de trabajo de los operarios
  • Facilita la rotación de stock y asegura el aprovisionamiento de las mercancías

Preguntas frecuentes 

¿Cómo calcular el método ABC?

Para calcular el método ABC primero deberás haber definido qué tipo de clasificación de la mercancía vas a seguir. Una vez tengas esto claro, el siguiente paso es clasificar tu producto y ponderar en las diferentes zonas según su importancia y tus previsiones temporales.

Conclusión

Mantener una buena logística requiere de constantes actualizaciones y estrategias, así como de avances tecnológicos que permitan reducir los gastos y mejorar los procesos. Soluciones como Outvio capacitan a las tiendas online con automatizaciones avanzadas con las que maximizar los resultados de su trabajo y elevar la satisfacción del cliente. 

Compartir artículo


Artículos relacionados.