Venta online: marketplace o tienda online, ¿qué es mejor?

by Mariluz | No comments.

Tanto si ya eres un vendedor experimentado, online o en comercios tradicionales, como si te estás planteando abrir tu propio negocio de compraventa online, te interesará saber que hay muchas formas de hacer esto posible. Como queremos lo mejor para tu negocio, te vamos a contar todas las ventajas y desventajas que supone vender online a través de un marketplace o de tu propia tienda online. Ambos sistemas son buenos y compatibles, por lo que no tienes que elegir entre uno de ellos, si no quieres.

Pero antes de contarte todas las ventajas y desventajas, queremos hablarte de un par de conceptos que van a aparecer a lo largo del artículo. Empecemos por definir qué es una plataforma de ecommerce hosted o qué es una self-hosted.

Una plataforma hosted te proporciona el software, el dominio y el hosting, tú solo tienes que crear tu cuenta, personalizar y configurar ciertos aspectos de tu tienda online, subir los productos y empezar a vender. Aspectos como la seguridad, el mantenimiento, las actualizaciones, etc. serán responsabilidad de la plataforma. Abrir una tienda online en una plataforma hosted es un proceso que puede hacerse en horas y de forma sencilla, incluso si eres un lego en la materia.

Por otro lado, una plataforma self-hosted te da libertad para adaptar y personalizar tu tienda online al 100%. Sin embargo, esta libertad viene con la responsabilidad de tener que hacerte cargo de buscar un servidor acorde al tráfico de tu tienda online, buscar y pagar un dominio para tu marca, crear la estructura de tu tienda online de cero, personalizarla, crear funcionalidades o instalar extensiones que las incorporen por ti, etc. El proceso de creación es más lento y el manejo de la tienda online tiende a ser más dificultoso.

Hecha esta puntualización, queremos aclarar otros dos términos que también mencionaremos en el texto: marketplace vertical y marketplace horizontal.

Un marketplace horizontal es aquel en el que se comercializan todo tipo de productos, mientras que el marketplace vertical está enfocado en un tipo específico de productos. Por ejemplo, ManoMano se especializa en los productos de bricolaje y construcción, jardinería y pequeños proyectos para el hogar o Etsy, que comercializa artículos vintage o de coleccionismo, artesanía o productos para manualidades y diy. Si vendes productos para los que hay un marketplace vertical, te recomendamos que aproveches la ocasión, aunque podrías vender en ambos y a su vez en tu propia tienda online. Todo dependerá de cómo quieras enfocar tu negocio.

Sin más dilación, empezamos con la comparación.

Ventajas de vender en un marketplace

Vender en un marketplace es una forma totalmente diferente de comercializar tus productos, con sus propias ventajas. Las más destacadas son:

No tendrás que crear tu propia tienda online.

Empezar a vender en un marketplace es un proceso rápido, para el que no tendrás que saber nada de programación. Solamente tendrás que incluir los datos de tu empresa, empezar a subir tus productos y prepararte para vender.

Menor coste.

Vender a través de tu propia tienda online conlleva una serie de costes permanentes, que, además, incrementarán conforme vaya creciendo tu negocio. Algunos de estos costes vienen del departamento de marketing, del hosting, del dominio, de la propia creación de tienda online, del mantenimiento, etc.

En cambio, cuando vendes en un marketplace, es este el que se encarga de otorgar el espacio de venta, asegurarse de que la plataforma no “se cae”, de la seguridad, del mantenimiento y de traer tráfico a aquellos vendedores que usen el algoritmo a su favor. Debido a esto, no te tendrás que preocupar de ninguno de estos aspectos.

Sin embargo, esta reducción en costes de mantenimiento y apertura supone otros costes de los que hablaremos más adelante.

Confianza por parte de los clientes.

Los compradores confían mucho más en grandes empresas famosas que en tiendas online para ellos antes desconocidas. Además, las condiciones de envío y políticas de devolución y garantías suelen favorecer a los compradores, por lo que para ellos es un plus comprar a través de un marketplace. Esto hace que muchos clientes prefieran esta opción, aunque la marca distribuya sus productos por otros canales de venta como son la propia tienda online o canales de distribución tradicionales como la venta física al por menor.

Posibilidad de externalizar la logística.

Algunos marketplaces como Amazon o ManoMano ofrecen un servicio de logística que facilita esta tarea, normalmente, a cambio de comisiones. Si eliges usar este servicio, no podrás elegir con qué transportista se hacen las entregas o recogidas de los pedidos, Correos, Correos Express, Seur, Mrw… Pero tus clientes disfrutarán de envíos baratos.

Si el marketplace no te da esa opción, siempre puedes incorporar una herramienta de gestión de envíos como Outvio, en la que podrás integrar todos tus transportistas. Si quieres saber más sobre ella, lee hasta el final.

Target segmentado.

Los marketplaces, sean verticales u horizontales, suelen tener una estrategia de diferenciación por la que son conocidos (precios, garantía, tipo de productos, métodos de compraventa o pago…). La audiencia que llega a un marketplace tiene una alta intención de compra y busca un producto en concreto (o varios).

Recibir tráfico está bien, pero si solamente son personas de paso, que nada tienen que ver con tu negocio, tus ventas no subirán. Por eso, el estar en un marketplace puede ser muy beneficioso. La propia categorización del producto y la elección del marketplace por parte del cliente suponen que el trabajo que tengas que hacer de segmentación y atracción sea nulo.

Tráfico asegurado.

Los marketplaces son un lugar accesible al que la mayoría de compradores se dirigen cuando buscan adquirir uno o más productos. Elegir este canal de venta hace que no tengas que invertir tu tiempo ni dinero en tareas de marketing para atraer a clientes, estos llegarán de forma natural a tu espacio.

Los marketplaces son los nuevos centros comerciales. ¿Dónde preferirías estar en una calle algo transitada o frente a otros establecimientos como el tuyo? ¿Cuándo es más probable que puedas vender tus productos, cuando alguien se dirige al trabajo o cuando alguien está de compras? Un marketplace funciona igual.

Creación de sinergias entre distintas marcas.

Este punto tiene algo que ver con el anterior. Vender a través de un marketplace te brinda la posibilidad de obtener ventas a través de otros vendedores. Por ejemplo, si vendes accesorios para móviles y los establecimientos de al lado venden móviles, seguramente recibas muchas ventas de clientes que acaban de adquirir un nuevo dispositivo. Este punto puede contrarrestar los aspectos negativos del marketplace, como son la presión de los competidores o la falta de personalización.

Internacionalización más fácil, segura y rápida.

Los marketplaces suelen contar con programas o sistemas que facilitan la internacionalización de tu negocio y exportación de tus productos, de una forma mucho más sencilla y barata si aún no conoces mercados exteriores.

Gracias a las traducciones automáticas disponibles en la mayoría de ellos y a la inversión mínima necesaria para expandir tu negocio de forma internacional, empezar a exportar tus productos a otros mercados puede ser también una apuesta más segura que hacerlo a través de tu propia tienda online, sin la ayuda de nadie.

Ventajas de vender en tu propia tienda online

Vender en tu propia tienda online cuenta con muchas ventajas que pueden resultar especialmente atractivas. Aunque por lo general el proceso de abrir tu tienda online de esta forma es algo más largo, estas ventajas pueden hacer que merezca la pena.

Hay una gran variedad de plataformas.

Hay plataformas de creación y gestión de tiendas online para todo tipo de vendedores y empresas, independientemente del tamaño de estas o su presupuesto. Dentro de ellas, puedes encontrar opciones hosted, más sencillas y rápidas de crear o por plataformas self-hosted, más complejas, lentas y posiblemente, más caras.

Una vez hayamos comentado todas las ventajas y desventajas de la venta en marketplace o tienda online, daremos algunos ejemplos de cómo se puede ver tu espacio de venta en estas plataformas.

Control de la imagen y funcionamiento de tu empresa.

Cuando vendes en tu propia tienda online eres el responsable de una serie de tareas de las que te tienes que despreocupar cuando vendes en un marketplace. Esta responsabilidad puede jugar a favor o en contra de tu negocio dependiendo de cómo la gestiones.

Por ejemplo, deberás crear estrategias de marketing para atraer tráfico y fidelizar a tus clientes. La mayoría de plataformas hosted y self-hosted cuentan con herramientas de marketing para generar descuentos, estrategias de email marketing, tu propia seña de identidad, etc. Estas, entre otras muchas actividades, pueden hacer más fácil la tarea de impulsar las ventas y conectar con tus clientes.

Otro punto positivo de crear tu propia tienda online es que tendrás más opciones de personalización. Dependiendo de si optas por una plataforma hosted o self-hosted, tendrás más o menos capacidad de modificación y personalización, pero siempre será mucho mayor que la que tengas en un marketplace.

Control absoluto de los precios.

La tienda online es tuya y solo tuya y, los productos, también. Podrás establecer los precios que consideres oportunos, sin sentir la presión del marketplace o de tus competidores.

Tampoco tendrás que pagar tantas comisiones (o ninguna), por lo que tendrás márgenes de beneficio más amplios. Esto supone la posibilidad de poder diferenciarte de otras formas. Por ejemplo, ofreciendo un mejor servicio de atención al cliente que tus competidores, productos de gran calidad o un branding más cuidado.

Quizás debas pagar algunas comisiones, como las derivadas del uso de una pasarela de pago o por la publicación de anuncios, pero los beneficios de las ventas suelen ser íntegramente tuyos.

Conexión con tus clientes.

Ser el único responsable de tu negocio hace que puedas tener más contacto con el cliente. Nadie más podrá tratar con tus compradores excepto tú. Contar con los datos del perfil de tus clientes y su información de contacto hará que puedas ofrecer un servicio de atención al cliente de mucha más calidad. Con la ayuda de las herramientas métricas que analizan los datos de tu negocio y de tus clientes, podrás potenciar los puntos fuertes y resolver los puntos débiles. La mayoría de plataformas incluyen estas herramientas estadísticas, pero si no lo hacen, puedes buscar o crear un plugin o sistema que las proporcione. Conocer datos sobre ellos como los productos que compran frecuentemente, edad, localización, sexo… puede hacer que tus estrategias de marketing estén mejor segmentadas y que puedas aprovechar tu cartera de clientes para investigar sobre nuevos productos o empresas.

Multicanalidad.

Integración con otros canales de venta (redes sociales, página web, marketplace…). Puedes integrar tu tienda online con múltiples canales de venta para mejorar la experiencia del usuario, facilitar el proceso de compra y descubrimiento de tu marca o generar más ventas, entre otras cosas.

Desventajas de vender en un marketplace

Ser vendedor en un marketplace también tiene sus propias desventajas, aunque estas son diferentes a las de tener tu propia tienda online. Vender a través de un marketplace supone:

Mayor competencia.

Inevitablemente tendrás que compartir espacio con tus competidores. Esto trae una serie de desventajas, principalmente, relacionadas con la presión por reducir los precios. Es como vender fruta en un mercado, tu vecino puede estar vendiendo lo mismo que tú y puede resultar difícil abrirse camino en un mercado en el que parece que todos los puestos ya tienen su clientela.

El marketplace manda.

Deberás seguir sus normas y órdenes. Puede ser problemático en caso de conflicto de intereses debido a devoluciones, reembolsos, incidencias, etc. En estos casos, el marketplace decide, por ejemplo, si devuelves el dinero o no. El espacio de venta no es tuyo y es el marketplace el que decide si puedes seguir vendiendo o no.

Costes “ocultos”.

Vender en un marketplace también puede suponer que tengas márgenes de beneficios más reducidos. Esto puede deberse a varias razones: a la presión que recibirás para ofrecer precios más competitivos y hacer que el algoritmo del marketplace favorezca a tu empresa, al cobro de comisiones o al pago de una suscripción.

La presión de otros competidores y del propio marketplace hacen que acabes sufriendo una pérdida del control de precios. De no seguir las recomendaciones sobre los precios, no recibirás tanto tráfico porque su algoritmo no te verá como un vendedor modelo. La presión para que cambies los precios es constante y lo convierte casi en una obligación si quieres ser mejor que tus competidores.

Vender en un marketplace puede ser gratis, en cuyo caso, una de las formas con las que la plataforma gana dinero es a través del cobro de comisiones por ventas, anuncios, gestión logística, etc. Estas comisiones varían de una plataforma a otra. En principio, el pago de una comisión no supone una gran cantidad de dinero y solo te debería preocupar si tu volumen de ventas es muy alto, en cuyo caso el monto que recibe el marketplace de tu empresa puede parecer un abuso.

Por otra parte, si quieres evitar el pago de algunas de estas comisiones o, si simplemente quieres vender de forma profesional, el marketplace puede exigirte que te  suscribas a uno de sus planes. De esta manera, las comisiones que tengas que pagar serán menores y muchas de ellas pueden desaparecer por completo. Por supuesto, esto también varía según el marketplace.

Personalización y branding limitado.

El marketplace tiene su propia estética y normas a las que te tendrás que adherir. Esto hace que las estrategias de branding en las páginas de producto o en tu espacio de venta sean tremendamente limitadas o nulas.

Algunos marketplaces son más flexibles que otros, pero realmente decir que ofrecen herramientas de branding es ser muy generosos. En el mejor de los casos, podrás añadir algún banner, fotografía o un extracto sobre tu marca. Fin.

Los clientes no son tuyos, sino del marketplace.

No podrás tener los datos de tus clientes. Sin ellos, resulta difícil hacer estudios de mercado, sacar conclusiones sobre los puntos débiles y fuertes de tu negocio y, en definitiva, mejorar. 

En ocasiones, el marketplace ni siquiera te da acceso a los datos de contacto, por lo que tampoco podrás contactar con ellos vía email o proporcionar un servicio de atención al cliente de calidad.

Tampoco podrás construir tu propia cartera de clientes. Esto podría ayudarte a lanzar nuevos productos o negocios con la seguridad de que estarán correctamente segmentados a tu audiencia (sexo, edad, localización, necesidades, afinidades, aversiones…).

Pérdida de las estadísticas y métricas.

Este es un aspecto bastante frecuente en los marketplaces. Algunos de ellos no tienen sistemas para analizar las métricas de forma eficaz, por lo que no son muchas las estadísticas que realmente pueden compartir.

Sin embargo, otros no comparten esta información sobre tu negocio para poder beneficiarse de tu desconocimiento. Así, podrán ejercer más presión con los precios y tener el poder de tus ventas. Recuerda que en un marketplace tu mayor competidor no son los otros vendedores, sino el propio marketplace.

Desventajas de vender en tu propia tienda online

Sin embargo, tener tu propia tienda online también conlleva una serie de responsabilidades y obligaciones. Por ejemplo:

Coste de apertura y mantenimiento.

El coste inicial de abrir tu propia tienda online es más elevado que en los marketplaces. Dependiendo del tipo de plataforma que elijas, tendrás que pagar una suscripción mensual o, si es necesario, comprar el software, además de los costes generados por el dominio, servidor, las actualizaciones…

En total, el coste de abrir y tener una tienda online es más alto que el de vender en un marketplace, pero conlleva otra serie de ventajas y reduce los costes por comisiones.

Más trabajo y responsabilidades.

Desde el marketing, hasta la logística o el servicio al cliente. Estos aspectos son ahora tu responsabilidad. Además, debes saber que estos aspectos no siempre están especialmente cuidados en las plataformas de creación y gestión de tiendas online, por lo que puede que tengas que crear tus propios procesos.

También puede que te tengas que encargar de la seguridad de los datos de tu tienda online y de los de tus clientes. Las tiendas online creadas a través de un CMS self-hosted no suelen proporcionar un sistema de seguridad, por lo que corres el riesgo de que hackeen tu tienda online.

Tendrás que traer tú el tráfico.

Al tener tu tienda online bajo tu propio dominio, los clientes no llegarán a ti de forma orgánica, al menos al principio. Esto puede hacer que los comienzos de tu tienda online sean difíciles, ya sea por pocas visitas o por pocas ventas. Debes tener en cuenta que deberás invertir tiempo y dinero en crear estrategias de marketing potentes que traigan visitas.

Piensa que tu tienda online ahora mismo estará en la periferia de la ciudad, a no ser que realmente ofrezcas algo único, nadie se trasladaría allí teniendo un centro comercial en el centro de la ciudad con todo lo que necesita.

Tráfico asegurado.

Los marketplaces son un lugar accesible al que la mayoría de compradores se dirigen cuando buscan adquirir uno o más productos. Elegir este canal de venta hace que no tengas que invertir tu tiempo ni dinero en tareas de marketing para atraer a clientes, estos llegarán de forma natural a tu espacio.

Los marketplaces son los nuevos centros comerciales. ¿Dónde preferirías estar en una calle algo transitada o frente a otros establecimientos como el tuyo? ¿Cuándo es más probable que puedas vender tus productos, cuando alguien se dirige al trabajo o cuando alguien está de compras? Un marketplace funciona igual.

Tráfico no segmentado.

El tráfico puede no estar correctamente segmentado y no tener una intención de compra de tu producto o no ser tu user persona, por lo que no todo el tráfico se traducirá en ventas. Por ejemplo, puede que consigas que tu página tenga mucho tráfico, pero que sean personas que no quieren adquirir tu producto o que simplemente están navegando por la web y han acabado en tu sitio.

Esto es tráfico sin segmentar y no hace ningún bien a tu tienda online. Al contrario, puede hacer que tus métricas no sean tan positivas como pudieran ser. Por eso, un correcto posicionamiento de tu marca y productos, uses la estrategia de diferenciación que uses, hará que los resultados que obtengas sean mucho mejores.

Ejemplos de vendedores en marketplaces y tiendas online

Marketplaces

3 Claveles (Amazon)

3 claveles amazon

Barruntando Ceramics (Etsy)

barruntando ceramics etsy

Pluss Offcial Store (AliExpress)

pluss official store aliexpress

Xiaobudian pet products (AliBaba)

Xiaobudian pet products alibaba

Rompelaguita (eBay)

rompelaguita ebay

Ecoalf (Zalando)

ecoalf zalando

Alvear (Vivino)

alvear vivino

Tiendas online propias (en plataformas hosted)

Scalpers (Shopify) 

scalpers shopify

Hand Mixed (Squarespace) 

Hand mixed squarespace

Floopp bites (Wix)

flooppbites wix

Tiendas online propias (en plataformas self-hosted)

Primor (PrestaShop)

primor prestashop

The natural wine company (WordPress/ WooCommerce)

the natural wine shop woocommerce

Oktohealth (Magento) 

oktohealth magento

 

Estos son algunos ejemplos de lo que puedes hacer en estas plataformas de ecommerce. Recuerda que los límites los pones tú, solo debes elegir la plataforma adecuada para ti y la imagen que tienes de tu tienda online.

También puede ser buena idea pensar en cuál es el user persona y los atributos intrínsecos o extrínsecos de de tus productos, y, en definitiva, en las necesidades de tus clientes y de tu empresa para intentar adelantarte a los problemas o carencias que pueden surgir cuando tu negocio crezca y las ventas empiecen a subir.

Por otro lado, si quieres contar con un sistema profesional que optimice tu gestión logística, sea cual sea la plataforma que elijas para tu negocio, sigue leyendo.

Cómo mejorar la gestión logística de tu negocio

Sea cual sea la plataforma por la que al final te decidas o el tamaño de tu negocio, el software de Outvio te ayudará a mejorar y ampliar las funcionalidades de las que dispones y maximizará tus recursos logísticos.

Pero, ¿qué es Outvio? Outvio es un software y aplicación que ayuda a los ecommerce y tiendas online a llevar una mejor gestión de los pedidos (envíos y devoluciones) que reciben.

La automatización, la centralización y la personalización son los fundamentos del funcionamiento de Outvio. En cristiano. Nos gusta ponerte las cosas fáciles. Creamos procesos para que te ocupes de lo que nosotros no podemos.

Entre otras cosas, con Outvio podrás consultar y llevar un seguimiento de todos los pedidos de tu tienda online, ya sean estos nacionales o internacionales, en una única interfaz; incorporar todos los transportistas con los que envíes, con tus tarifas: Correos, Correos Express, Ups, GLS, Mrw, Seur, Nacex… o configurar reglas de envío que automaticen la elección del transportista para cada envío.

Ahora, que aquí no acaba la cosa. También dispone de herramientas de branding que te permitirán crear y customizar tu propio portal de seguimiento y de devoluciones o enviar emails de notificación del seguimiento de los pedidos customizados con la imagen de tu marca.

Podríamos enumerar todas las formas en las que Outvio mejora las funcionalidades de tu tienda online, pero preferimos que las conozcas por ti mismo. Prueba de forma gratuita nuestra app durante 7 días para convertirte en un auténtico profesional de la logística de una tienda online.

Esperamos que este artículo haya resuelto tus dudas sobre la venta online y que ahora sepas si prefieres un marketplace o tienda online. Estaremos encantados de resolver tus dudas en los comentarios.

Si quieres saber más sobre cómo automatizar tus envíos y devoluciones online, regístrate en Outvio y te lo contamos con más detalle. ¡Prueba gratis nuestra herramienta para gestionar tus envíos y devoluciones!

¡Regístrate ahora!

No comments yet