eCommerce

Cómo vender online durante la crisis del coronavirus en 5 pasos

Juan J. Borras

Juan J. Borras

23 Mar, 2020

Cómo vender online durante la crisis del coronavirus en 5 pasos

La pandemia del coronavirus que asola prácticamente al mundo entero no sólo está dejando, desgraciadamente, una gran cantidad de víctimas, sino que además está obligando a muchos vendedores con un negocio físico, así como a fabricantes, a cerrar las puertas de su tienda y negocio hasta nuevo aviso. El coste económico que esto supone para cualquier negocio, grande o pequeño es muy duro. Vender online durante la crisis del coronavirus puede ser tu salvación.

Sin embargo, estamos en el año 2020 y tenemos la gran ventaja de contar con la venta online. Si no habías considerado todavía dar el salto a la venta online con tu negocio o tienes una tienda online y andas algo perdido, quizás estos momentos de incertidumbre por el coronavirus sean un buen momento de ponerse manos a la obra. Desde Outvio te damos 5 simples pasos y consejos con los que en menos de un día y prácticamente sin inversión monetaria, puedes vender online durante la crisis del coronavirus, a todo el mundo.

Date de alta en una plataforma de gestión de contenido y crea tu tienda

Hay numerosas plataformas que te permiten crear tu propia tienda online o vender a través de su propio ecosistema (marketplace). Algunos ejemplos son WooCommerce, Magento, Shopify, Squarespace o Prestashop (tienda online), o eBay y Amazon (marketplace). Sin embargo, si lo que quieres es empezar rápido y no dedicar tiempo a largos desarrollos, nuestra elección es fácil: créate una cuenta en Amazon Seller y/o crea tu propia tienda online en una solución plug-and-play como Shopify. 

Amazon es el mayor marketplace que existe hoy en día. La ventaja es que puedes crearte una cuenta en Amazon Seller en minutos, subir tus productos y empezar a vender en muy poco tiempo. Además, no necesitas ninguna pasarela de pagos, ya que Amazon gestiona los pagos por ti. Tampoco necesitas diseñar el interfaz ya que usarás el interfaz predeterminado de Amazon. Tus productos tendrán visibilidad inmediata en un mercado de decenas de millones de compradores.

Si decides crear tu propia tienda online, las ventajas de Shopify con respecto a otros CMS (Content Management Systems, en inglés) son:

  • su facilidad de uso, ya que viene con varias plantillas predefinidas, incluidas con tu suscripción, con un diseño moderno que, sin duda, estarán a la altura de tus productos e imagen de marca;
  • la navegación por el backoffice de Shopify es rápida y más intuitiva que en muchas otras alternativas, como pueden ser Prestashop o Magento. Configurar, por ejemplo, zonas y tarifas de envío, te llevará mucho menos tiempo que en otros gestores de tienda online.
  • Incluye pasarela de pagos. En Shopify, aunque puedes añadir una pasarela de pagos de un tercero, como Stripe o Paypal, tienes su propia pasarela incluida por defecto. A largo plazo puede resultar una alternativa más cara que por ejemplo WooCommerce o Prestashop, pero si lo que quieres es empezar a vender de un día para otro, es la mejor alternativa sin duda. Si lo que quieres es empezar a vender online durante la crisis del coronavirus, esta puede ser tu mejor opción. Una vez tu tienda empiece a funcionar, siempre puedes optimizar y migrar a otra plataforma más económica que te dé más control con tus pagos.

La principal desventaja de Shopify, como hemos comentado, es que si no usas su pasarela de pagos, cobran entre un 0.5% y hasta un 2%, en su plan más económico, de tus ventas (dependiendo del plan mensual que hayas escogido). A corto plazo no es un problema, si lo que quieres es empezar a vender, pero a largo plazo es algo que puede significar cientos de euros al mes en comisiones de pago.

Configura tu tienda online y sube tus productos

Una vez tengas configurada tu tienda online (el diseño, las diferentes secciones, las reglas de precios, las reglas de envío, etc.) deberás empezar a subir tus productos. Para ello es imprescindible subir al menos una fotografía por cada producto que quieras vender, junto con una breve descripción. En ella deberás indicar claramente el material, por ejemplo, 100% algodón, la capacidad (p.e., 64 GB), así como la talla y variantes del producto, si fuera el caso. La idea no es escribir una descripción que pueda competir en el próximo concurso de narrativa, sino ser lo más conciso posible (al fin y al cabo quieres empezar a vender lo antes posible), pero que contenga toda la información esencial y que aclare aquello que creas que no puede quedar claro simplemente con una foto. 

Nosotros vemos innumerables productos que por la foto parece que el material sea piel, por ejemplo, y luego resulta ser un tejido. Esto es un problema, si no lo especificas claramente, ya que en el mejor de los casos el cliente te contactará para que se lo aclares (haciéndote perder el tiempo), y en el peor de los casos hará la compra, pero luego acabará devolviendo el producto (haciéndote perder dinero). Por eso, es muy importante tener una buena descripción para cada producto que subas.

Para las fotos, ya que no tienes tiempo de contratar a un fotógrafo profesional y dispones de un buen móvil, puedes hacer tú mismo las fotos y retocarlas desde el propio móvil usando una aplicación gratuita como Snapseed. Si tus productos no tienen dimensiones grandes, puedes conseguir resultados casi profesionales usando una caja de luz o un equipo de iluminación, y la inversión en un equipo básico la tienes por menos de 100€, incluso por menos de 60€ para equipos de dimensiones reducidas. Aquí tienes un listado de lo que puedes encontrar hoy en día en Amazon.

Usa un gestor de envíos como Outvio

Cuando empieces a tener tus primeras ventas te darás cuenta que el mayor problema que tienen todas las tiendas online no es crear la web, hacer las fotos, subir las descripciones de los productos o conectar una plataforma de pagos. El principal problema y dolor de cabeza es: enviar los pedidos. 

Por suerte, tienes a Outvio. Con Outvio, no hace falta que tengas contratos con transportistas para empezar a enviar. Simplemente te creas una cuenta, integras Outvio en un par de minutos en la tienda online y con tu cuenta de Amazon Seller que creaste en el primer paso (o cualquier otro gestor de tienda online que hayas decidido usar), y ya puedes empezar a hacer envíos, literalmente en un par de clics. Además Outvio viene con tarifas de envío económicas que te permiten enviar no sólo a nivel nacional, sino a todo el mundo, sin que se resientan tus márgenes.

Outvio te permite conectar todos los canales de venta que uses y sincroniza automáticamente el estado de tus pedidos y la información de envío con cada uno de ellos.

Igualmente, si tu negocio online despega en unas semanas o meses, siempre puedes, llegado ese momento, crear tus propios acuerdos con transportistas y seguir enviando tus pedidos con Outvio, usando todas las herramientas de optimización y ahorro de costes, pero usando tus propios contratos y tarifas. En Outvio tenemos más de 12 transportistas actualmente, que incluyen transportistas internacionales como DHL Express, UPS o GLS y transportistas nacionales como MRW, Seur, Correos Express o Nacex)… ¡y estamos añadiendo más cada mes!

Outvio te facilita crear tu propia política de envíos y devoluciones, con posibilidad de usar múltiples transportistas (activando y desactivándolos en un clic), así como cambiar tus reglas de devolución en un clic, para adaptarte así a tus necesidades en cada momento.

La gran ventaja de Outvio, a parte de poder empezar a enviar en minutos, es que desde la propia aplicación puedes también controlar toda la comunicación post-venta con tus clientes. Outvio automatiza el envío de emails de seguimiento en los puntos clave del proceso de entrega (por ejemplo al imprimir la etiqueta de envío tus clientes reciben un email con información de localización del pedido, o al salir tu pedido en reparto, reciben un email informando que el pedido se entregará durante el día, ¡como si fueras Amazon!), tus clientes hacen el seguimiento de sus pedidos en tu propia página de seguimiento (que puede configurar y personalizar en Outvio con tu branding, en 5 minutos) y, si luego alguno de tus clientes cambia de opinión y decide devolver alguno de los productos comprados, lo pueden hacer de forma automatizada desde tu propio portal de devoluciones à la Amazon (en 3 sencillos pasos, imprimiendo su propia etiqueta de devolución y sin tener que perder tiempo contactándote, ya que Outvio se encarga incluso de llamar al transportista para que pase a recoger esa devolución por casa de tu cliente). De manera que tú puedes seguir concentrándote en lo importante: vender y dar soporte a aquellos clientes que realmente lo necesitan.

Date a conocer en las redes sociales

Unas vez tienes tu tienda, llena de productos listos para ser enviados, es hora de darte a conocer. En tu tienda física tienes un tráfico constante de clientes que pasan por delante cada día de tu escaparate o que te conocen desde hace meses o años. Pero en el mundo online debes generar tú ese tráfico.

Si dispones de página web, anuncia a tus clientes ahí mismo que ahora pueden comprar tus productos online y pon claramente los links a tus canales de venta online.

Si no dispones de ellas, crea una cuenta en las principales redes sociales para promocionar tu tienda online y productos. Te recomendamos Facebook, Instagram y Twitter. Si tu producto va orientado a un público joven, considera también TikTok. En tus redes sociales puedes promocionar tus productos y darte a conocer de manera orgánica (creando posts que sean de interés a tu segmento de clientes objetivo o que hagan que los usuarios que vean tu post en general compartan tu contenido por ser algo chulo o merecedor de ser compartido).

Anúnciate a tus potenciales compradores

Para acelerar las primeras ventas, es indispensable que empieces a hacer publicidad mediante anuncios. Las redes sociales encajan en una estrategia a largo plazo, te ayudan a afianzar tu imagen de marca y te mantienen conectado a tu base de clientes fieles. 

Pero para que empiecen a caer las primeras ventas, debes crear anuncios que lleguen a una base de potenciales clientes mucho mayor que a la que puedes llegar de manera orgánica. 

Las plataformas más populares para anunciarte online son Facebook Ads y Google AdWords

Créate una cuenta en cada una de ellas, crea tus anuncios (recuerda definir tu perfil de cliente objetivo en detalle para asegurarte de que tu anuncio se muestre a una audiencia que tenga un interés potencial en tu producto) y asigna un presupuesto diario. Puedes empezar con tan solo 5€ al día por plataforma y subir el presupuesto diario a medida que avanza tu campaña. También te recomendamos hacer variaciones del mismo anuncio y ver cuáles funcionan (tus clientes potenciales hacen clic y acaban comprando) y cuáles no (nadie hace clic o ves que tienes clics pero esos clientes potenciales no acaban comprando). Pasados unos días, puedes eliminar esos anuncios que no conviertan y asignar más parte de tu presupuesto a aquellos que veas que generan más ventas.

Con Google AdWords, si creas una nueva cuenta ahora mismo, te dan 80€ que te permitirán poner unos cuantos anuncios gratis. Así que puedes probar unos días sin tener que romper la hucha.

Crear tu propia tienda online puede ser algo que te lleve semanas o meses. Sobre todo si no tienes a nadie que te guíe y sintetice lo esencial. Pero, si lo que quieres es empezar a vender en un par de días, hoy en día, es algo totalmente posible y factible. Sólo necesitas determinación y seguir estos cinco consejos. Es nuestra experiencia y la de todas las tiendas online que gestionan sus miles de pedidos cada día con Outvio.

No dejes que la situación de confinamiento y clausura forzada de tu negocio por el coronavirus te desmotive. Al contrario, piensa que es una oportunidad de dar el salto online y diversificar tus canales de venta. Al fin y al cabo, la crisis del coronavirus pasará, pero el esfuerzo que pongas hoy en lanzar tu negocio online, prevalecerá. Vender online durante la crisis del coronavirus puede hacer que tu tienda online se convierta en un éxito de forma permanente.